Saltar al contenido

Aceite de palma y salud

Puntua el articulo
[Total: 0 Average: 0]

El aceite de palma es uno de los más utilizados en todo el mundo, y está presente en una gran cantidad de alimentos habituales en la dieta occidental. Se trata de un aceite muy apreciado por parte de la industria, pero odiado por parte de los médicos y los nutricionistas. En este artículo analizamos qué es el aceite de palma, sus características y por qué esa relación entre amor y odio.

Qué es el aceite de palma

qué es el aceite de palma

El aceite de palma es una grana vegetal que se extrae de la palmera Elaeis guineensis, también conocida como palmera africana. El aceite de palma se extrae del mesocarpio del fruto de la palmera antes mencionada. Se trata de un aceite con un contenido muy elevado en vitamina A, concretamente en forma de betacarotenos que es como se presenta esta vitamina en los alimentos vegetales. La elevada cantidad de vitamina A presente hace que este aceite tenga un color rojizo cuando se extrae del fruto y antes de ser procesado. El aceite de palma es la segunda grasa vegetal más producida a nivel mundial, siendo superado tan solo por el aceite de soja.

La producción de aceite de palma es el cultivo oleaginoso más eficiente desde el punto de vista del rendimiento obtenido por metro cuadrado de terreno invertido en su producción, esta es una de las claves de que sea tan popular en la industria, pues su gran rendimiento de producción hace que sea un aceite barato. La producción de aceite de palma alcanzó los 62,6 millones de toneladas en el año 2015. Indonesia y Malasia son los mayores productores con un volumen del 53% y 32% de forma respectiva.

Características del aceite de palma

El aceite de palma está compuesto principalmente por ácidos grasos saturados, destacando el ácido palmítico que puede alcanzar hasta el 48-50% de su composición. Los ácidos grasos monoinsaturados pueden alcanzar el 45%, siendo el ácido oleico el más abundante, y finalmente tan solo el 10% de sus ácidos grasos son poliinsaturados. Esta gran cantidad de ácidos grasos saturados e insaturados hacen que el aceite de palma sea sólido a temperatura ambiente y muy resistente a la degradación por el oxígeno y el calor. Su alta cantidad de vitamina A y vitamina E lo hace aún más resistente a la oxidación.

  • Grasas saturadas: 45 – 50%
  • Grasas monoinsaturadas: 40 – 45%
  • Grasas poliinsaturadas : 10%

Usos del aceite de palma

Las características del aceite de palma lo hacen la grasa ideal para la industria alimentaria, pues es un producto barato y muy resistente a la oxidación. Esto significa que los alimentos elaborados con este aceite mantendrán sus buenas características organolépticas de presencia y sabor por mucho tiempo, más que si se fabricarán usando otro aceite como el de oliva o girasol. Además de lo anterior, el coste de producción de dichos alimentos será más bajo al basarse en una materia prima muy económica, lo que pone a las empresas en una posición competitiva en el mercado y hace posible que puedan obtener más beneficios. Pasamos a ver algunos productos con aceite de palma.

Usos del aceite de palma

Coberturas y productos de untar

El aceite de palma tiene un punto de fusión bastante alto, unos 27ºC. Esto hace que se mantenga en estado sólido por mucho más tiempo, siendo por tanto ideal para ser usado en recubrimientos que se aplican a los alimentos, como una deliciosa capa de chocolate, y cremas para untar que no se vuelven demasiado líquidas fuera del frigorífico.

Aperitivos y precocinados

Su composición en ácidos grasos lo convierte en un aceite que aguanta muy bien el paso del tiempo sin degradarse, por ello es muy útil a la hora de producir alimentos que permanecerán envasados por bastante tiempo sin enranciarse. Aquí podemos encontrar snacks, precocinados como patatas prefritas, salteados, pizzas, rebozados y productos de pastelería.

aceite de palma en la industria

Efectos del aceite de palma sobre la salud

Llegados a este punto podemos pensar que el aceite de palma tiene una gran cantidad de vitamina A y vitamina E, algo que en principio es beneficioso para la salud. El problema es que la industria alimentaria no usa el aceite de palma tal como se extrae, sino que lo somete a procesos de refinado, blanqueamiento y desodorización, lo que reduce sus efectos beneficiosos sobre la salud. Este proceso es necesario en la industria para eliminar el mal aspecto, sabor y olor que presenta el aceite de palma cuando se extrae de la palmera.

aceite de palma tratamiento

Tras el proceso de refinado, blanqueamiento y desodorización nos queda un aceite vegetal en el que se han eliminado la mayoría de sus sustancias beneficiosas para la salud, pero que está cargado de grasas saturadas, principalmente ácido palmítico. El ácido palmítico es un ácido graso saturado de cadena larga, por lo que a diferencia de los TCM del aceite de coco, aquí estamos hablando de una sustancia con un supuesto elevado poder de aterogenicidad.

La OMS advierte de que el consumo de ácido palmítico en grandes cantidades está asociado a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares e incluso cáncer. Esta opinión está respaldada por el Center for Science in the Public Interest y el National Heart, Lung and Blood Institute.

Sin embargo, varios estudios recientes coinciden en afirmar que no hay suficiente evidencia para afirmar que el consumo de ácido palmítico suponga un incremento significativo en el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y cáncer. También se ha visto que la distribución estereoespecífica de ácidos grasos saturados, en la molécula de triacilglicerol del aceite de palma, limita su tasa de absorción y efectos metabólicos; de acuerdo con las directrices internacionales, la ingesta de ácidos grasos saturados debe mantenerse <10% de la energía total, dentro de una dieta equilibrada; dentro de estos límites, no se puede prever ningún efecto del consumo de aceite de palma en la salud humana, específicamente en la enfermedad cardiovascular o el riesgo de cáncer.

  • Los últimos estudios muestran que el aceite de palma no es tan malo como nos quieren hacer creer, aunque no debemos olvidar que este aceite se usa en alimentos muy procesados, y poco saludables al margen del aceite que contengan.

Conclusiones

¿Podemos decir que el aceite de palma es malo? Los últimos estudios sugieren que el aceite de palma no es el demonio que se han empeñado en hacernos ver, aunque como toda grasa saturada en general debe consumirse con moderación y debe ser la menos presente en la dieta habitual. Con este aceite la industria dispone de una alternativa mucho más saludable que las grasas hidrogenadas, las cuales si que son realmente perjudiciales para la salud. Por supuesto esto no significa que debamos abusar del consumo de este aceite, pues alternativas como el aceite de oliva, los aceites vegetales y el aceite de coco han demostrado sus efectos beneficiosos para la salud.

TE RECOMENDAMOS LA LECTURA DE:  Grasas en heces, qué significa y cómo se diagnostica

Os dejamos algunos de los artículos más recientes publicados sobre el aceite de palma:

-Sutapa Mukherjee & Analava Mitra (2009) Health Effects of Palm Oil, Journal of Human Ecology, 26:3, 197-203, DOI: 10.1080/09709274.2009.11906182.

-Palm oil and palmitic acid: a review on cardiovascular effects and carcinogenicity.

-Palm oil and human health. Meeting report of NFI: Nutrition Foundation of Italy symposium.

Puntua el articulo
[Total: 0 Average: 0]